Taller Cyblo y Dogsanimal

“A veces, sé comunicarme mejor con los perros que con las personas”, con esa premisa se presenta Elena Silla, de Dogsanimal. Ofreciendo una alternativa a la educación canina tradicional, Elena se dedica a mejorar el bienestar de los perros y los humanos basándose en el desarrollo natural, para conseguir que se entiendan y puedan convivir felizmente en familia.

 

Como en Cyblo aceptamos animales educados en la mayoría de nuestras viviendas (en aquellos edificios donde la comunidad lo permita) nos interesamos por el bienestar de nuestros inquilinos con perro. Por eso, y para intentar paliar los problemas que, a veces, estos animales pueden causar en la comunidad de vecinos, el pasado viernes 15 de junio realizamos un taller junto con Dogsanimal que ofrecimos de manera gratuita a nuestros Cyblers (inquilinos de las viviendas de Cyblo).

Elena de Dogsanimal, Beatriz y Mireia.

Durante mayo el Equipo de Cyblo se estuvo reuniendo con Elena para organizar el Taller de Dogsanimal. Nuestro esfuerzo se vio recompensado porque la mayoría de nuestros Cyblers mostraron bastante interés por conocer a qué se dedicaba Elena y aceptaron nuestra invitación.

Algunos de los Cyblers durante el Taller.

Realizamos el taller en el parque en frente del Auma de Picassent, cerca de los edificios de alquiler de Cyblo, nos reunimos 15 Cyblers con sus perros. Comenzamos a las siete de la tarde, y primero Beatriz presentó a Elena al resto de los invitados para dar a conocer su trabajo y compartir con los Cyblers algunos consejos para solucionar los problemas más comunes que pueden ocasionar los perros en el hogar.

Beatriz realizando la presentación del evento.

“Una mente aburrida hace cosas como ladrar, morder o destrozar”, comentó Elena al inicio del evento. Además, habló sobre otros conflictos como el aprendizaje de realizar sus necesidades fuera de casa y la socialización con otros perros, y les recomendó un libro escrito por Turid Rugaas para mejorar el bienestar de sus mascotas: “El lenguaje de los perros: Las señales de calma”.

Telma, la perra de Luís y Darwin, el perro de Pilar.

De esta forma intentó ayudar a encauzar la educación que estos perros estaban recibiendo y durante esa tarde los Cyblers pudieron observar cambios y resultados en su comportamiento.

En los problemas derivados de la socialización fue donde más se observó esa mejora porque los perros que acudieron al evento constantemente jugaban entre ellos, a pesar de sus diferencias.

Milka, el perro de Daniel junto con Bairon, el perro de Saray.

Perros grandes y pequeños, más o menos activos e, incluso, algunos que recientemente acababan de ser adoptados, convivieron en este evento. Parecía difícil saber controlarlos y reconocer los problemas individuales de cada uno, pero Elena lo supo llevar perfectamente.

Oliver, perro de Carmen y Víctor con Darwin, el perro de Pilar.

Fue una jornada muy dinámica en la que los Cyblers se interesaron por resolver los problemas que tenían con sus perros y ella, con poco que le dijeran, prevenía las carencias que estos animales padecían y mediante juegos y consejos ayudó a algunos de ellos a saber dominarlas.

El cartel del Taller y detrás, la perra de Luís, Telma.

La comida fue una buena baza que se utilizó en estos juegos para que cada uno aprendiera a olfatear y se mantuviera entretenido. A nadie antes se le habría ocurrido que una simple zanahoria podría convertirse en un juguete la mar de divertido para calmar los ladridos que interrumpían, en alguna ocasión, las palabras de Elena.

Alba y Oliver jugando con una zanahoria.

Entre ladridos, juegos, risas y aprendizaje, pasamos la tarde del viernes. Un evento que no solo sirvió para dar solución a los problemas personales de cada familia, sino que también ofreció una buena oportunidad para que cada Cybler se conociera y que sus perros estrecharan lazos de amistad.

Cristal y Gala, los perros de Tania y Alejandro.

Cerramos el evento, repartiendo las nuevas totebags de Cyblo, comiendo alguna que otra chuchería que habíamos traído para los más golosos y realizándonos una foto de familia: Cyblers, perros y Elena.

 

Fue una buena manera de fomentar nuestra Comunidad C , un espacio donde poner en contacto a los diferentes Cyblers para que se conozcan entre ellos, ofrezcan sus productos o servicios de forma gratuita y se beneficien de ofertas exclusivas para Cyblers. Todo, con el objetivo de promover el consumo y el talento dentro de nuestra comunidad.

 

Gracias a Elena por realizar esta actividad tan divertida y también, gracias a nuestros Cyblers por mostrar tanto interés por seguir manteniendo un ambiente con animales respetuosos y educados en nuestros edificios.

Las nuevas totebags de Cyblo que repartimos en el Taller.

No Comments

Post a Comment

Abrir chat
escribe al equipo de Cyblo
Powered by